Reseñas Educativas/Education Review

~ ER home | página principal | reviews (Eng.) | reseñas | editores~
~contribuya | subscribirse | editoras | búsqueda
~

 

Martínez Rizo, Felipe. (2003). Calidad y equidad en educación: 20 años de reflexiones. México: AULA XXI Santillana

215 páginas
ISBN 970–29–0426–9

Reseñado por Elsa M. González y González
Texas A&M University

26 de abril de 2004

Resumen

En este nuevo libro de Felipe Martínez Rizo, el autor nos presenta una muestra más de su vasta experiencia en el campo de la educación en México. Al titular su libro Calidad y equidad en educación: 20 años de reflexiones, Martínez Rizo movido por una latente preocupación social sobre la situación de desigualdad y deficiencia que vive la educación mexicana. Nos presenta no solo 20 años de reflexiones, sino también un completo resumen de 20 años de trabajo en investigación educativa. Este libro invita al lector a preguntarse que puede hacer cada uno desde su trinchera para mejorar la calidad y la equidad de la educación de México.

Abstract

In this new book by Felipe Martínez Rizo, the author presents a sample of his vast experience in the field of education in Mexico. He has been moved by a latent social concern for the situation of inequity and deficiency in which Mexican education exists. He presents not only 20 years of reflexions but also a comprehensive summary of 20 years of educational research. This book invites the reader to ask what everyone can do from their own circumstances to improve the quality and equity of education in Mexico.

Introducción

Tratar de presentar un libro que ya en sí es un resumen de 20 años de arduo trabajo de investigación es complejo, pero la riqueza del mismo da lugar a tratar de expresar de manera activa lo que el lector puede encontrar en esta obra a manera de consideraciones, datos, y porque no desafíos que captarán la atención de todo aquel que se encuentre interesado en la educación mexicana.

La obra se encuentra organizada en seis capítulos, los cuales expresa el autor son el producto de dos décadas de investigación y docencia en el ámbito de la calidad y la desigualdad educativas. Los capítulos presentan trabajos previos del autor cuyos temas continúan siendo de actualidad y tema de debate en México y en el mundo.

A través de los seis capítulos, el autor comienza explicando el concepto de calidad y si es posible medirla, así como el concepto de desigualdad y su aplicación de ambos al concepto educativo. El capítulo inicial contiene también una síntesis de la investigación realizada en estos ámbitos referentes a la calidad de la educación y desigualdad educativa, así como visiones recientes con respecto a factores de rendimiento escolar de un alumno en un grupo cualquiera. En los capítulos siguientes, Martínez Rizo presenta de manera sintetizada los resultados de tres décadas de investigación y análisis de datos en relación a la profunda presencia de desigualdad educativa en México de 1970 al 2000. La obra termina con una explicación de los aspectos cuantitativos y cualitativos de las políticas compensatorias que han sido aplicadas a través de estos años, terminando así con la presentación de un desafío para todo aquel interesado en el ámbito de la educación, así como la sugerencia algunas medidas para corregir las desigualdades y deficiencias en la calidad en educación; todo lo anterior a manera de reflexiones finales.

La obra comienza con una presentación directa de la desigualdad social una de las principales problemáticas que México enfrenta y que se relaciona con muchas otras situaciones que aquejan a la sociedad mexicana. Para iluminar esta aseveración, el autor incluye referencias de varios autores a través de los siglos que penosamente coinciden en el diagnostico presentado por el autor. El problema de la desigualdad social se ve perfectamente reflejado en la situación educativa de México y la problemática se ve agravada por la situación de calidad con que se ofrece la educación. Martínez Rizo señala “ La equidad sólo existirá si la educación disponible para los niños de un país tiene un mínimo de calidad en todos los lugares, y no solamente en los sectores privilegiados” (p. 20).

En el Capítulo 1 el autor ofrece una panorámica del desarrollo del sistema educativo mexicano durante el siglo XX; comenzado con los desafíos - de dar cobertura en los niveles elementales de escolarización, llegando hacia finales del siglo y ver entonces que la problemática enfatiza ahora - la calidad de la educación. Para entender mejor los temas de calidad e igualdad educativas, Martínez Rizo presenta en este capítulo, una revisión teórica y los avances aportados por diversos trabajos de investigación realizados alrededor de los conceptos de calidad, igualdad, desigualdad, factores que provocan ésta última, y finalmente el papel de la escuela. El autor concluye el capítulo cuestionando - los esfuerzos por apoyar a estudiantes con resultados escolares bajos, independientemente de que sean resultado de factores como herencia genética, medio familiar o medo escolar. (que tipo de esfuerzos? Favor de aclarar este párrafo) Cuando dichos esfuerzos pueden ser hechos por las autoridades escolares, la escuela, la familia y todo aquel que comparta valores de igualdad de tal forma que el alumno logre desarrollar sus capacidades intelectuales básicas.

El Capítulo 2, a manera de seguimiento del anterior, muestra una síntesis de trabajos de investigación recientes que a nivel internacional han sido realizados sobre los factores de rendimiento escolar, así como las metodologías de investigación – utilizadas en esas investigaciones. El autor hace un análisis de los resultados de dichas investigaciones y los agrupa en factores del entorno social y familiar, factores del alumnos, y factores del entorno escolar. Con esto el autor trata de dar una idea de la forma compleja en que se relacionan las numerosas variables particulares del rendimiento escolar. Como lo menciona el autor los trabajos son innumerables y cada vez mas detallados y cuidadosos, lo que nos hace acercarnos a la búsqueda de la verdad.

Un análisis de la desigualdad educativa en México entre los años 1970 y 1990, es presentada en el Capítulo 3. Durante las primeras páginas del capítulo, el autor nos presenta una interesante síntesis histórica del concepto de igualdad educativa, y nos muestra que tan reciente ha sido el desarrollo del mismo; dicho tema toma su auge en la segunda mitad del siglo XX, para llegar durante el fin del siglo, a conclusiones en cuan difícil se ve el lograr dicha igualdad. La preocupación por dicha desigualdad educativa no excluye a México, las publicaciones y trabajos al respecto muestran el efecto de la misma en los estudiosos de la educación en el país. Como resultado de esta misma preocupación, el autor concentra en las siguientes páginas de este capítulo, el análisis cuantitativo de la concentración escolar en los niveles nacional y estatal de México, basado en los resultados de los Censos Nacionales de Población de 20 años, de 1970 a 1990. El análisis representa un arduo y meticuloso trabajo de síntesis, que en palabras del autor, busca “el permitirnos apreciar los alcances y las limitaciones de una política educativa que nunca abandonó el discurso de la igualdad, pero tampoco lo ha llevado a la práctica efectiva y regularmente” (p.82).

La medida que selecciona el autor para analizar la desigualdad en México, es el índice Gini , el cual es utilizado en diversos países; el autor nos recomienda ser cautos al querer comparar resultados entre países, principalmente debido a que dicha medida puede haber sido calculada sin tomar en cuenta los mismo criterios. Pese a la gran cantidad de datos, Martínez Rizo logra con éxito presentar un detallado e impresionante análisis de los mismos. Concluyendo, que pese a la situación de desigualdad que continúa prevaleciendo:

Hay elementos para creer que una población con una escolarización mejor distribuida, y de una calidad más uniforme, constituye un factor de primera importancia para un desarrollo económico, tecnológico y científico, mejor. Pero no es indispensable contar con pruebas de lo anterior para opinar que una educación de calidad para la totalidad o, por lo menos, la gran mayoría de la población, puede ser una contribución formidable para el desarrollo cualitativo, cultural, del país, además de ser un imperativo ético. (p. 132)

El Capítulo 4, constituye una extensión de la ardua labor presentada en el capítulo previo, agregando información relativa al periodo 1970 al 2000. La primer parte resultará de sumo interés para aquellos que se encuentren estudiando los temas educativos y su medición, ya que de una manera muy detallada, el autor explica la metodología aplicada para calcular e interpretar la desigualdad educativa y su medida. En la segunda mitad del capítulo, y tomando las cifras del Censo 2000, Martínez Rizo presenta datos para cada estado de la República Mexicana relativos a la distribución de la escolaridad de 1970 a 2000. Además de cifras relativas a cambios en la escolaridad, lugar ocupado por las entidades en cuanto a promedio de grados de escolaridad así como cifras correspondientes a varios países del mundo. La riqueza de los datos presentado es complementada con un claro y detallado análisis, resultado de la experiencia del autor durante sus trabajos de investigación y docencia. Para aquellos que no hemos tenido la fortuna de tener al autor como profesor de uno de sus cursos, el libro resulta la oportunidad perfecta para acercase a dicha experiencia y aprovechar la experiencia de un gran profesional en el campo de la educación. Después del análisis, el autor llega a conclusiones donde identifica que la evolución de la desigualdad educativa sigue vigente y agrega “la importancia de los avances en la escolaridad y la forma en que ocurren parecen mostrar un proceso en el que la oferta sigue a la presión de la demanda y no es el resultado de políticas compensatorias sistemáticamente implementadas” (p.160).

El Capítulo 4 concluye con un análisis entre la relación que puede existir entre la distribución del ingreso y de la escolaridad en distintos países. El autor enfatiza:

Como ocurre con el ingreso, en la escolaridad también la desigualdad constituye un lastre que dificulta los avances. Si un país quiere mejorar sus resultados educativos promedio, la mejor estrategia es seguramente hacer esfuerzos particulares para que mejoren los de los alumnos de las zonas más desfavorecidas. (p. 168)

Otro aspecto analizado en esta obra es el referente a las acciones que se emprenden buscando mejorar los niveles de aprendizaje; el Capítulo 5, aborda el tema de la políticas compensatorias en este sentido. Al concluirse que los resultados escolares son el producto de una “compleja interacción de numerosos vectores causales, tanto de parte de la demanda como del lado de la oferta educativa” (p.172); así como de las deficiencias en ambos sectores, hace sugerir al autor la necesidad de reforzar las medidas educativas de tipo compensatorio. A partir de estas reflexiones, Martínez Rizo nos presenta diversas consideraciones sobre aspectos cuantitativos y cualitativos de la oferta educativa mexicana. El autor comienza aseverando acerca de la carencia de información precisa y confiable sobre los aspectos más fundamentales de los insumos de las escuelas, enfrentándonos a la siguiente realidad: también sabemos que hay escuelas bien dotadas o paupérrimas, unas con computadoras y otras sin pizarrones (CICC, 1989). En cuanto a los aspectos cualitativos, el autor nos presenta tres conceptos para explicar el nivel de aprendizaje de los alumnos, entre los que se encuentran: el uso efectivo del tiempo, la administración del trabajo en el aula, y los modelos y formas de enseñanza. El capítulo concluye con una reflexión en torno a la idea que de tal forma que se mejore la calidad de las escuelas, es necesario un esfuerzo conjunto de directores, maestros, y padres de familia; de tal suerte, que los esfuerzos y recursos destinados en este sentido sean aprovechados de una mejor manera.

Finalmente, en el Capítulo 6, el autor plasma algunas reflexiones finales, producto del análisis en cuanto a la relación de las evaluaciones internacionales con las estrategias de mejoramiento de la calidad educativa. Martínez Rizo es muy claro al respecto y afirma:

Para que ese interés por la calidad de la educación y la evaluación educativa lleve a decisiones y acciones adecuadas, sin embargo, es fundamental que las reflexiones al respecto tengan en cuenta la complejidad de los temas, evitando concepciones superficiales que reducen la noción de calidad a algunos elementos vistosos, que pueden impresionar a un observador poco informado, pero que no llegan a las cuestiones sustantivas. Se necesita contar con un concepto preciso y rico de calidad educativa. (p. 183)

El autor toma un rol proactivo al respecto, y nos sugiere algunas de las formas en que se puede mejorar la calidad educativa, presentándonos estrategias curriculares, estrategias relacionadas con los maestros, estrategias relacionadas con las escuelas, estrategias de apoyo por parte de las estructuras intermedias, estrategias de apoyo por parte de la sociedad, y estrategias de evaluación. Martínez Rizo a través de las páginas de esta obra nos insiste en que la tarea de mejorar la calidad de la educación, es tarea de todos, y cierra su obra con los actores de esta tarea, entre los que se encuentran: alumnos, maestros, directores, padre de familia, académicos e intelectuales, sectores de la sociedad, autoridades educativas en todos sus niveles, y legisladores. Es tarea de cada uno de nosotros el tomar su responsabilidad y actuar al respecto.

Quisiera concluir con un comentario al respeto de la destacada e impecable organización de los trabajos, donde Martínez Rizo nos invita a la reflexión de temas que continúan siendo de actualidad en el campo de la educación en México, su desigualdad y su calidad. En donde además nos extiende una invitación para el seguimiento de futuras investigaciones que busquen presentar y sugerir soluciones a una problemática que persiste en México y en otros países, después de años de continuar vigentes.

Bibliografía

Cicc, A.C. (1989). Seminario sobre la modernización de la educación primaria, Centro de Investigación Cultural y Científica, México, mecanograma.

Sobre el autor del libro

Martínez Rizo, Felipe

Felipe Martínez Rizo es profesor de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, donde también ha desempeñado los cargos de Director General de Planeación y Asuntos Académicos, Decano del Centro de Ciencias Sociales y Rector. Su trabajo sobre calidad, evaluación y desigualdad lo han hecho un respetado miembro de la comunidad de investigación educativa en México. Ha participado en conferencias en una docena de países y escrito 27 libros y más de 120 artículos. Coordina el Doctorado en Educación de la UAA y dirige la Revista de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior. Investigador Nacional Nivel II, recibió el Premio ANUIES por contribuciones al desarrollo de la educación superior en 1995. En octubre del 2002 fue nombrado Director del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación.

Acerca del autor de la reseña

Elsa María González y González

Elsa M. González y González es candidato a doctor (Ph.D) en Desarrollo de Recursos Humanos Educacionales por Texas A&M University, con énfasis en administración de la educación superior. Cuenta con numerosas publicaciones, y presentaciones. Su experiencia profesional incluye responsabilidades como la Coordinación Administrativa de la Oficina de Educación Contínua (CECOE) del Colegio de Educación en Texas A&M University; diversas responsabilidades administrativas en la Universidad de Guanajuato (México); y Coordinación de Proyectos en la Fundación Universidad-Empresa (FUEVA) de la Universidad de Valladolid (España). Actualmente, se desempeña como Co-Administrador de la edición del Handbook of Qualitative Reseach, Tercera Edición por el Dr. Norman Denzin y la Dra Yvonna Lincoln.

Email: elsa@tamu.edu

~ ER home | página principal | reviews (Eng.) | reseñas | editores~
~contribuya | subscribirse | editoras | búsqueda
~